Taking too long? Close loading screen.

018000 942121

Línea Nacional Gratuita

+1 5190900

PBX Bogotá

Lun - Vier 8:00 - 5:30

Tienda Online 24 horas

Menú
No hay productos en el carrito

EL PAN NO ES PECADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El pan no es pecado

Por

JAIRO ROMERO TORRES, M. A.

Miembro de la Academia Internacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos

Lejos de ser pecado o de hacer daño, comer pan brinda evidentes beneficios al consumidor tanto como alimento nutritivo y saludable como producto ligado íntimamente a la vida diaria, a momentos especiales, celebraciones, en fin íntimamente arraigado en nuestras costumbres y forma de vida.

Beneficios

Para empezar, en Colombia, como en muchos países, el pan se prepara con harina fortificada con vitaminas y minerales, es decir, sirve como fuente de nutrientes indispensables para la buena salud, que de otra manera no consumiríamos habitualmente pues no suelen estar presentes en la dieta cotidiana. Estos nutrientes son:

  • Vitamina B1, Tiamina, Vitamina B2 Riboflavina y Vitamina B3, Niacina, necesarias para mantener saludables los ojos, la piel, las uñas.

  • Ácido fólico, necesario en estado de embarazo para mantener sano el tubo neural, que da origen luego al sistema nervioso.

  • Hierro, esencial para la energía, la capacidad de concentración, el sistema inmunológico y la sangre.

El pan es también fuente de proteína, requerida por el organismo para crecer, renovar y reparar células y diversos tejidos. Y fuente también de carbohidratos y grasas, que proporcionan la energía indispensable para las funciones corporales y la actividad física.

El pan, en especial el pan integral, es una fuente importante de fibra dietaría, que ayuda a mantener sano y funcionando el sistema digestivo, pues disminuye o previene el estreñimiento y, muy importante, ayuda a limpiar el colon. La fibra ayuda también a controlar los niveles de azúcar y colesterol en la sangre y contribuye a prolongar la sensación de saciedad, lo que reduce la cantidad de comida que debemos ingerir para sentirnos satisfechos. Los panes integrales y los que incluyen también frutos secos son, además, ricos en antioxidantes, que combaten la inflamación y el envejecimiento.

Existen muchas clases de panes integrales: panes de salvado, que tienen todo el beneficio de la fibra dietaría, panes de grano entero, que proporcionan la gran cantidad de nutrientes que vienen en la cáscara y el germen, panes multicereales, que suman los beneficios de otros granos y cereales aparte del trigo, como centeno, avena, maíz, amaranto, quinua, soya, chía, ricos en proteínas, vitaminas, minerales, fibra, entre otros. Panes integrales también con nueces, almendras, uvas pasas, arándanos secos, en fin, una gran variedad de productos, de opciones, de sensaciones, de placeres sanos y saludables para el organismo

Un pan para cada momento

La panadería artesanal tradicional colombiana es muy rica en variedad de productos. La oferta incluye panes y tortas de origen local o traídos de diversos países. Panes dulces, salados, integrales, duros, blandos, blancos, negros, tortas, ponqués, pies, panes con levadura, sin levadura o hechos de masa madre, productos nuevos con menos azúcar, con adición de frutas o vegetales, panes de colores, decenas de variaciones de un producto que va bien con todas las comidas, con pasabocas, en cocktails, en cualquier momento del día. Que tal por ejemplo uno de los muchísimos tipos de panes blancos, para armar sánduches, hamburguesas y pasabocas prácticos y deliciosos.

Estos son algunos de los panes que se encuentran en las vitrinas de nuestras panaderías

Blandito Aliñado Pan brioche Con leche Integral Panes multicereales Croissants Acemas vallunas Sobado o mariquiteño Mogolla chicharrona Con queso Pan de maíz Pan de ajo Pan de centeno Pan con quinoa Pan campesino Pan francés Pan ciabatta Pan pita Pan árabe Pan pañuelo Panettone Pan de mantequilla Pan de chocolate Pan de coco Pan de banano Pan de uvas Roscones y mojicones Tortas Ponqués Cupcakes Mantecadas
Así que hay un pan para cada momento. Panes integrales al desayuno, panes blandos con el almuerzo, croissants o panes dulces al final de la tarde, panes para hacer pasabocas o sanduches, aparte de tortas, ponqués y otros productos dulces para todo tipo de celebraciones y reuniones familiares.

El consumo de pan en el marco de la alimentación sana

La alimentación sana es un componente fundamental del estilo de vida saludable, del cual también hacen parte la actividad física regular, el consumo de frutas y hortalizas, la eliminación del cigarrillo y del uso nocivo del alcohol. Comer bien, hacer ejercicio, dormir bien, mantenerse activo, son todas estrategias que nos ayudan a tener mejor salud y calidad de vida.

Alimentarse es un hecho fisiológico pero también un acontecimiento social. Comer es un placer y el derecho a la seguridad alimentaria y nutricional incluye tener acceso a alimentos nutritivos y placenteros. Hoy sabemos que la base de una dieta sana es comer en forma balanceada, consumir alimentos variados sin privarse de ninguno, a menos que tengamos una condición fisiológica que nos lo impida, y sin exagerar su consumo.

Todos los alimentos son importantes en una dieta saludable, y los expertos, los nutricionistas, las guías de alimentación y en general las directrices sobre alimentación saludable están de acuerdo en que es indispensable consumir a diario productos de seis grupos de alimentos:

  1. Cereales, raíces, tubérculos, plátanos y derivados

  2. Frutas y verduras

  3. Leche y productos lácteos

  4. Carnes, huevos y otras fuentes de proteína

  5. Grasas

  6. Azúcares

El pan pertenece al grupo I, justo el grupo del que se recomienda incluir la mayor cantidad de productos en la dieta diaria, pues proporcionan la energía necesaria para llevar una vida activa y saludable.

Es tan importante el consumo de trigo y de pan en el mundo, y también en Colombia, que la FAO recomienda usar la harina de trigo como vehículo para incorporar en la dieta de la población vitaminas y minerales esenciales para la vida, como son hierro y algunas vitaminas que de otra manera no podríamos consumir en las cantidades que requiere el organismo. Este proceso, conocido como fortificación de la harina de trigo, fue incorporado desde hace décadas en Colombia, de manera que el consumo de pan, pastas y otros productos hechos con harina de trigo juegan un papel fundamental en la alimentación de nuestra población.

 [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]]]>

Deja un Comentario