Taking too long? Close loading screen.

MASAS CONGELADAS UNA TENDENCIA QUE PROMETE INSTALARSE EN EL MERCADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Los productos de masas congeladas ofrecen muchas ventajas para los consumidores y para la industria, desde la economía a escala mediante compra unificada de materias primas, el desarrollo y congelamiento centralizado de masa en panaderías, la optimización de los tiempos de labor de los operarios y por supuesto una gran oportunidad para minoristas a quienes les da más flexibilidad ante los cambios de demanda.

Esta tendencia se destaca en mercados como China en donde ha crecido cerca del 50% en menos de diez años, en Europa y en algunos países de América Latina.

Las masas congeladas son también una oportunidad para dinamizar la industria teniendo en cuenta los nuevos entornos que buscan optimizar el tiempo, el espacio de producción y las horas de labor de personal experto, incluso permiten modelos de autogestión tan populares hoy en día.

Algunos canales como el catering, los servicios institucionales y los hoteles son los que han explorado más la oportunidad que implica el uso de masas congeladas, sin embargo hoy por hoy también lo están manejando los llamados ‘puntos calientes’, donde se busca generarle un producto terminado al cliente en el punto de venta, ofreciendo la calidad y experiencia similar al producto artesanal.

El uso de estas masas ofrece beneficios especiales a negocios que no cuentan con demandas estandarizadas puesto que disminuye la necesidad de equipos muy amplios de panaderos o pasteleros, facilita el control de inventarios, disminuye el número de materias primas, permite estandarizar los productos y alarga su vida útil. Mientras que algunas de las promesas de valor que se trasladan al cliente final son: la calidad, la frescura, la higiene y la trazabilidad del proceso de fabricación.

Sigra la compañía líder de grasas vegetales especializada en la industria de la panadería y la pastelería ha incursionado en la categoría de las masas congeladas, con un producto  cuyas características le hacen un aliado de todos los negocios e incluso del uso doméstico, se trata de Bastela®, una masa de hojaldre ultracongelada  lista para usar.

Con su presentación en láminas permite elaborar productos con diferente forma, tamaño y rellenos de manera fácil y práctica, y es que los productos de hojaldre son una de las recetas estrellas de la gastronomía por su sabor y versatilidad a la hora de innovar.

Bastela® es un producto que viene en láminas con el espesor óptimo para hacer una variedad de productos de hojaldre, evitando al panadero la dispendiosa labor del laminado.
Gracias a que está procesada con técnicas innovadoras de ultracongelado, es posible conservarla con sus propiedades por mucho más tiempo del convencional: hasta seis meses en congelación y tres días en refrigeración.

Para su utilización no se requiere contar con maquinaria especializada, y al hacerlo el panadero asegura una fórmula estandarizada para la producción y productos frescos en cualquier momento del día.

Como si fuera poco, se trata de un producto libre de grasas trans, lo cual significa una opción saludable para los consumidores.

Bastela® no tiene requerimientos especiales, solo las recomendaciones básicas de buenas prácticas de manufactura, pero es fundamental mantener la cadena de frío para su almacenamiento y conservación. La temperatura ideal de congelación es de –5 °C, y de refrigeración de 4 °C. Luego de sacarla del congelador, es aconsejable utilizarla en el menor tiempo posible.

Después de moldeada se puede refrigerar, a la temperatura recomendada, para su posterior horneo.

Es vital prevenir la contaminación cruzada, razón por la cual la caja debe mantenerse cerrada y protegida; no se deben permitir cambios bruscos de temperatura. Es importante trabajarla en superficies estériles. Es necesario hacer una rotación correcta del producto (FIFO), así como mantener las condiciones aptas de manipulación delicada.

Las masas congeladas Bastela®  permiten el desarrollo de una gran variedad de productos hojaldrados en el negocio, que no compiten con el pan fresco, sino permiten la diversificación del portafolio, ofreciendo productos diferentes y frescos cada día.

Facilitan el desarrollo de emprendimientos como puntos calientes y elaboración de pasabocas para eventos, ya que no requiere personal especializado ni altas inversiones en materia prima y equipos.

  • Láminas de hojaldre: Caja x 7 kilos – 14 unidades. Ideal para la preparación de todo tipo de pasabocas hojaldrados como milhojas, volovanes, pasteles y pasabocas entre otros.
  • Croissant congelado: Bolsa x 2 kilos – contiene 50 unidades aproximadamente. Para disfrutar croissants sin relleno, sólo es necesario dejar en crecimiento a temperatura ambiente hasta que dupliquen su tamaño y hornear.
  • Corazones de hojaldre: Bolsa x 2 kilos – contiene 110 unidades aproximadamente. Listos para consumir, sólo es necesario espolvorear azúcar, descongelar y hornear.
  • Cuadrados de Hojaldre congelado: Bolsa x 2 kilos – contiene aproximadamente 50 unidades de 10 x 10 centímetros. Ideales para preparar una amplia gama de productos hojaldrados como corbatines, cojines, savinos, pasteles de carne, de pollo y mini pizzas.
  • Triángulos congelados para croissant: Bolsa x 2 kilos – contiene aproximadamente 50 unidades 7,5 cm x 14 cms.  Elaborados con una masa leudada, permiten la preparación de croissants con los más variados rellenos sólo hay que dejar volar la imaginación:  champiñones, vegetales, carnes y salsas a gusto del consumidor.

Deja un Comentario

Chatea con Nosotros