Taking too long? Close loading screen.

Revise su estrategia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

REVISE SU ESTRATEGIA

¿Cómo tener buenas relaciones con sus empleados?
Los expertos consideran que ser gruñón no es la clave para despertar respeto y motivar a los subalternos. Al contrario, genera temor y puede dificultar la obtención de los resultados deseados.
Muchos empresarios se quejan porque consideran que a sus trabajadores les falta amor por el trabajo, compromiso y sentido de pertenencia. Según Jorge Aguilera, director de la empresa de consultoría Imagepeople, la motivación del empleado depende de varias condiciones: “Que sus expectativas se cumplan, que reciba su salario a tiempo, que sus metas y aspiraciones se realicen y, por último, que trabaje en una organización exitosa o de buenos resultados que les despierte sentido de pertenencia”.
Pero, ¿por qué la gente se desmotiva? El experto Darío Mendoza, director de la empresa consultora Talentos Únicos, expresó que “según estudios, como la pirámide de Maslow, mientras se satisfacen unas necesidades, nacen otras nuevas. Son cambios propios de la naturaleza humana; siempre buscamos más. Un ejemplo es que yo arranco a trabajar con deseos de autorrealizarme, pero en cuanto lo logro, el interés disminuye porque obtengo lo que quería. Ahí la motivación cambia y el ánimo decae; sin embargo, hay que levantarlo de nuevo”.
¿Qué hacer para motivar a la gente?
En este punto es donde muchos jefes se rinden. Algunos gritan y otros despiden, pero la gran mayoría no sabe qué hacer. Despedir a un empleado no siempre es una buena solución; buscar otro es dispendioso y toma tiempo. “La idea es trabajar sobre lo que hay, reducir las incertidumbres, aquellos vacíos de información donde pueda haber vulnerabilidades, y desarrollar una cultura empresarial basada en valores como el reconocimiento o el agradecimiento”, aseguró Ardila. Esto, interpretado en estrategias palpables, se traduce en diálogo.
“Hay que hablar con sus trabajadores, lo que es más  fácil en una  panadería, porque, por lo general, son pocos empleados. Una buena estrategia es diseñar un mapa motivacional, que consiste  en hacer un diagnóstico y un análisis de la situación  emotiva de cada uno. Luego, con base en esto, se determinan cuáles son las necesidades del personal, se adoptan las correcciones correspondientes y se implementan procesos o actividades de satisfacción”, señala Mendoza. Esto se hace con base en los gustos  de cada colaborador.
Por eso, cada empleador debe tener, antes de contratar, un balance claro de qué  puede hacer para motivar a las personas y así construir perfiles de empleados idóneos y que se sientan satisfechos.
Si no puede ofrecer salarios altos, por ejemplo, la idea es proponer otras oportunidades, como la flexibilidad en el horario. Otra alternativa es contratar personas desinteresadas económica, pero que los motive el tema o labor que van a desarrollar. No se pueden contratar personas con altas aspiraciones salariales, pagarles pagarles poco y pretender verlos felices. Cuando se contrate, es importante crear un ambiente para que se desarrollen y estén contentos, así como brindarles elementos motivacionales para que tengan sentido de pertenencia.
]]>

Deja un Comentario

Chatea con Nosotros