Taking too long? Close loading screen.

Pan de Abril, crece de la mano de la industrialización

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Pan de Abril es una exitosa panadería, ubicada en la ciudad de Medellín y fundada en 1998. Revista MAESTRO conversó con el propietario, Wilson Bermúdez, sobre los logros alcanzados en su negocio. También nos compartió sus planes de tecnificación.

Wilson Bermúdez adquirió Pan de Abril en el 2008 y desde entonces no ha dejado de fortalecer su compromiso con clientes, aliados y 38 empleados y sus familias, los cuales dependen de su negocio.
Esta panadería maneja dos líneas de negocios: la primera se desarrolla en el punto de venta y la segunda es una línea comercial, a través de la cual se atienden diferentes tipos de negocios de la ciudad. Ambas manejan productos diferenciados, por ejemplo, en punto de venta encontramos productos para consumo inmediato, como el reconocido pan rey, elaborado con queso, además de buñuelos, croissants, almojábanas y productos de repostería, como milhojas, tiramisú, cheese cakey flan de frutas.
Por su parte la línea comercial distribuye a mercados, tiendas, minimercados, colegios y universidades productos como pan chino y de maíz, pasteles de arequipe y guayaba, palitos de queso y tortas. Este mercado se atiende a través de siete vehículos que dan cobertura a 80% de la ciudad de Medellín y las entregas se realizan hacia el sur, norte y oriente de la cuidad. Pan de Abril proyecta crecer hacia otras poblaciones aledañas.
POSICIONAMIENTO Y TECNIFICACIÓN
Pan Abril ha logrado un indiscutible posicionamiento en el mercado de la cuidad por varios factores. Uno de los más importantes, y que se mantienen desde el inicio del negocio, se refiere al manejo de materias primas de óptima calidad. “Siempre hemos usado los productos Sigra, una herencia del primer dueño, que sigue siendo relevante para el negocio, puesto que es lo mejor que hay en calidad de grasas”, afirma Wilson Bermúdez.
Otros factores que diferencian y hacen más competitivo el negocio es el servicio al cliente que brindan los vendedores, poseer vehículos propios y la presentación óptima del producto. Todos estos factores se unen y el resultados, tal como lo afirma el señor Bermúdez, es que “Pan de Abril no tiene competencia”.
Para Pan de Abril la tecnificación e industrialización significa progreso. Uno de sus proyectos recientes se refiere al proceso de extender las pastas. “Hacerlo a mano es difícil, requiere mucho tiempo y el producto no siempre conserva los estándares requeridos”.
Con el deseo de mejorar los productos, la calidad y facilitar la labor de los panaderos, hace un año y medio comenzó a trabajar en el proyecto de una laminadora. Aunque normalmente son 90 cm, ellos mandaron a hacer una del tamaño de las mesas en las cuales trabajan, que es de 1,10 m. Esta laminadora especial ya está terminada y en pruebas. Esto ha significado un cambio en el proceso, haciendo los ajustes necesarios a la máquina y también  en el trabajo de los panaderos. Los productos siguen siendo artesanales, puesto que muchos de los procesos siguen siendo manuales, pero, con el nuevo equipo, hay mejoras.
La inversión tuvo un costo de 60 millones de pesos, pero, en cuanto al trabajo y al tiempo invertido, el esfuerzo fue mucho mayor. ¿Ha dado resultados positivos?. El señor Bermúdez afirma que sí, ese esfuerzo ha dado buen fruto, tanto económico como en la vida de los trabajadores. Uno de los grandes beneficios es mejorar en un 80% el resultado, estableciendo un producto artesanal, pero estándar, y así proveer un mejor producto al consumidor.
]]>

Deja un Comentario

Chatea con Nosotros